sábado, 13 de octubre de 2007

Ladies and gentlemen...

"Broadway. 7 de mayo de 1974. La nueva sensación del glam británico tocará después de haber conseguido consagrarse en tierras americanas con su nuevo disco The Hoople. El escenario, aún vacío, está repleto de extravagantes y macabros maniquíes. La expectación es muy alta, para muchos será su primer concierto de Mott The Hoople puesto que los han descubierto gracias a su último disco, sólo unos pocos ya los habrán visto en la gira anterior donde tenían de teloneros a unos tipos llamados Queen que por cierto han sacado hace poco su segundo disco y es muy pero que muy bueno. Es una lástima que se haya ido Mick Ralphs del grupo (al parecer se ha juntado con el cantante de Free para un nuevo proyecto, a ver que saldrá de ahí), pero el nuevo guitarrista suena muy bien al menos en el disco. De todos modos la verdadera estrella del show es Ian Hunter con su pelo rizado y sus gafas de sol, ahora que no está Mick Ralphs para hacerle sombra él es el carismático líder indiscutible del grupo, poder verle en acción debe ser grandioso.

Entonces se apagan las luces. La gente grita de la emoción. Se oye el tema "Jupiter" de la suite "The Planets" de Gustav Holst como introducción y a continuación sale a escena nada más y nada menos que Ian Hunter y comienza a sonar... un momento.... ¿"American Pie"? ¡El puto Ian Hunter está cantando el "American Pie" de Don McLean! Qué comienzo más raro! Pero lo bueno llega cuando tras el verso "The day that music die..." Hunter se queda con todo el mundo al pararse de repente y soltar "... or it didn't?", inmediatamente tras lo cual comienza a tocar con el piano una melodía que todos conocen mientras la banda entra en escena y una voz anuncia "Ladies and gentlemen..."The Golden Age Of Rock 'N' Roll"!!".

Sí señor, ésta es la edad de oro del rock 'n' roll. Esos años en que cada mes te quedarías sin tu paga semanal porque prácticamente cada semana hay un gran grupo que saca disco nuevo: ayer era T-Rex, hoy es Led Zeppelin, mañana será la nueva banda donde se encuentre Clapton, pasado quien sabe... ¿King Crimson? ¿Pink Floyd? ¿Lou Reed? Descubrir obras maestras del rock el mismo día en que salen, disfrutar de los más grandes en su etapa de auge y cuando aún no tenían canas y cuando las largas melenas y las extravagantes vestimentas estaban a la orden del día. Poder ir una noche a un club de mala muerte de Londres donde tocan unos completos desconocidos que mañana puede que sean el grupo revelación del año. Sorprenderte por los experimentos que están haciendo tus grupos favoritos que te demuestran que son músicos inquietos y descubrir las innumerables posibilidades que da este invento que se sacó de la manga el viejo Chuck Berry con 3 acordes y ganas de pasarlo bien.
La edad de oro del rock 'n' roll."


Así empezaba un buen amigo mío un comentario sobre el disco en directo de Mott The Hoople. Lo cierto es que el es mucho más fan de Mott The Hoople que yo. Y lo cierto es que a mí me gustan Jethro Tull y a él le aburren. Pero a grandes rasgos coincidimos en lo esencial: aquello a lo que llama la edad de oro del rock 'n' roll. Aquel momento en el que un viento divino pareció dotar de inspiración extra a todos y cada uno de los músicos de rock del mundo. Aquella época en la que no extrañaba que los mejores discos del mes estuvieran entre lo mejor de la historia. Hablo de los 70.

¿Nostalgia? No veo por qué, si mi padre no escuchaba rock setentero y yo nací en el 86. ¿Sobremitifación? Pues no sé. Yo comparo los cualquier década y francamente, los setenta me parecen mejores. Simplemente mejores que los 60, y muy ampliamente mejores que los 80, 90 y 00.

Este blog es un homenaje a tan gloriosa década. Un blog para aquellos que si hacen una lista con sus diez grupos favoritos de los 90, y elige un disco que comparado con los grandes de los 70 es de segunda fila, le gusta más que uno o dos grupos de dicha lista. Para aquellos que disfrutan leyendo páginas y páginas por el mero hecho de hablar de música de esta década. Para todos aquellos que cuando les preguntan por su música favorita, responden "el rock de los 70", sin necesidad de pararse a especificar si hablan de blues rock, hard rock, rock progresivo o punk, porque no es necesario.

Porque la buena música que se hizo en dicha década es algo inabarcable. Por mucho que consideremos a Pink Floyd, Queen y compañía los grandes clásicos, cuando sentimos que necesitamos algo más podemos tomar el próximo avión hasta Buenos Aires y gozar con la música que allí triunfaba y en Europa ni nos sonaba. Y todo para volver al Reino Unido y descubrir que rascando un poco más la superficie, el número de joyas ocultas nunca se termina. O explorar la locura de los alemanes. O el lirismo italiano. La esperanza por un cambio de los españoles. O simplemente el enésimo grupo de psicodelia que no aporta nada nuevo y no nos importa, porque esa vieja fórmula nos encanta. Y ese enésimo grupo puede estar en un suburbio de Nueva York, o en el seno de una familia adinerada japonesa, o puede ser cuatro chavales sudafricanos sin más ilusión que emular a sus héroes. El mundo parecía ser un caldo de cultivo ideal para el buen rock and roll.

¿Qué hay buena música en todas las épocas? Claro, y yo soy el primero en disfrutarla cuando me la encuentro. Pero nada me toca más la fibra sensible que escuchar un disco sin saber de que año es y, sin necesidad de que suena desfasado, adivinar que está grabado entre 1970 y 1979.

Ladies and gentlemen... THE GOLDEN AGE OF ROCK'N'ROLL!!

4 comentarios:

Kofi dijo...

No quiero empezar siendo un quisquilloso, pero las épocas, como los pueblos, no entienden de límites artificiales, y aquí el calendario quiere ejercer de dictador sobre algo que no puede. Es cierto que hay un concepto 70´s, como hay un concepto 80´s, pero no siempre coincide el número del año. Y no, no estoy hablando de que las décadas no empiezan por la decena, y que la métrica exacta de los 70 va desde 1971 hasta 1980, que va, a lo que yo me agarro es a algo más complicado, al puro sentimiento artístico. No sabría exactamente delimitar los setentas, pero tengo claro que 1969 ya lo era, como 1978 no. No hay que echar más que un vistazo a las grandes discografías, para darse cuenta de ello.

Pienso que los 60 se acaban en 1968, con la normalización de la distorsión y el asentamiento del jipismo rockero, y que se prolonga hasta que empiezan a aparecer elementos ochenteros como la superficialidad del cuerpo artístico. Eso no sabría cifrarlo, porque varía de unas bandas a otras, pero a partir de 1976 muchas bandas ya están en grave pecado, inclinándose por otro concepto musical que en nada se asemeja al espíritu de la Golden Age.

El blog es tuyo, y tú debes marcar el ritmo, pero creo que a la larga te vas a arrepentir de agarrarte a las fechas. Sobre todo cuando te des cuenta de que 1969 es el año más fructífero del sonido setentas.

(...)

1968 y 1969 esconde cientos de discos que son bandera de los 70´s, tanto de bandas relevantes, como de bandas menos conocidas. Es más, te diré que incluso recuerdo haber leído, no hace mucho, unos relatos de músicos de aquellos años explicnado que 1971 fue la decadencia ya ... entre otras cosas por el cambio de actitud debido a la gran explosión comercial del rock ... y a los cambios de hábitos en las drogas, olvidándose las más espirituales para dar paso a las más materiales. Y ese en el fondo es el espíritu de los 80, el si lo puedo tocar existe.

(...)

Esos 68 y 69 están repletos de grandes pequeños y dejar colarse alguna excepción sería abrir una grieta en un pantano, pero no hacerlo te dolerá. La primera mitad de los 70 consagró las mejores discografías de las bandas que se reafirmaron, pero esos otros dos años sembraron de discos dispersos lo que luego daría tanto fruto. Es alucinante descubrir a través de estas reediciones que están proliferando ahora de discos underground, la pareja calidad con los debuts de las grandes bandas, que tienen muchísimas bandas que no llegaron a nada. Al principio piensas que será como rebuscar en cualquier estilo de los 80, más allá de los cuatro grupos conocidos, y te das cuenta de que no, de que esas bandas en la sombra no estaban en la sombra porque lo que habían plasmado lo habían hecho peor. El hecho de que los medios fueran casi parejos, que los presupuestos no tuvieran tanta relevancia, y que incluso el genuíno sabor de la década tuviera de por sí ese sabor cazallero, igualaba a muchas bandas a la hora de crear (no de asomar la cabeza, claro). Independientemente de mi gusto, creo que es muy alto el nivel de esos años.

(...)

El intocable Jazz, el prestigioso Progresivo, o el clásico Rock Sureño ¿en qué acabaron en los 80? Sin embargo eso no quiere decir que no se viera venir a finales de los 70. Osea, yo simplemente digo que los setentas no duraron 10 años, y que si hubiera que delimitarlos, dejar el 68 y el 69 fuera sería un delito, porque son más genuínos que los posteriores. De este tema estuve hablando no hace mucho con un tío que controla bastante de esa época y coincidimos en que la edad de oro fue del 68 al 76, y que a partir de ahí la cosa no es que empiece a flojear en algunos, sino que escasea. A partir de esa época es difícil encontrar discos genuínamente 70´s. La segunda mitad de la década definió el punk en otros baremos, el pop, etc etc ... Pienso que el sonido 80´s necesitó pisar en los 80 para estar definido, pero la muerte de la filosofía de los 70 se adelantó media década. No tienes más que echar un ojo a una lista de discos del 76 mismo, para darte cuenta de lo que te hablo. O buscar a los grandes bandas de principio de esa década, hacia dónde estaban ya enfilados en ese instante.

Armin Tamzarian dijo...

¡¡El peor blog sobre la era dorada del rock & roll de la historia!!

Blitzkrieg dijo...

Los setenta están pasados de moda ¿Por qué no comentais los molones discos de los 80 en los que las estrellas de rock de los 70 hacían entrañable música disco?

Cambridge dijo...

Nos iremos dando una vuelta, de vez en cuando.